Tenemos que decir que hacía 15 años que no veíamos al artista argentino. Desde aquella calamitosa actuación en la plaza de toros de Oviedo en San Mateo de 1999 presentando un nuevo disco que llevaba por nombre ‘Honestidad brutal’, por lo que las ganas, miedos y expectativas estaban a flor de piel. Nos íbamos a quitar esa espinita en pocos minutos.

Andrés CalamaroAndrés Calamaro y los suyos saltaron al ruedo pasadas las 21:05 acompañados por una sonora ovación por parte del público asturiano mientras el genio argentino saludaba al respetable cual torero. ‘Me arde’ sirvió para romper el hielo y encender rápidamente a los asistentes. No hubo lleno en el auditorio ovetense, y hay que decir que duele ver un solo asiento libre cuando se trata de Andrés Calamaro, pero para ser un jueves el público respondió excepcionalmente, un público de todas las edades, del que no nos atreveríamos a destacar ninguna generación.

Clásicos como ‘A los ojos’ o ‘Te quiero igual’ no tardaron en levantar a los asistentes de sus butacas antes de profundizar en ‘Bohemio’, el nuevo trabajo que Calamaro y los suyos venían a presentar a Oviedo. ‘Cuando no estás’, ‘Dentro de una canción’ o ‘Rehenes’ sonaron como aviones aunque enfriaron un poco al público asturiano, que despertó rápidamente con ‘Tuyo siempre’, alcanzando el clímax con ‘Maradona’, el coreadísimo himno dedicado al Pelusa “En el alma llevo la camiseta del Real Oviedo que me regaló alguna vez“.

Una improvisada jam sesión, con tintes a ‘Miss you’ de The Rolling Stones, sirvió para presentar a la banda y dejar patente, por si alguien no se había dado cuenta todavía, su tremendo virtuosismo. Entre todos los músicos tenemos que destacar, sin desmerecer al resto, a Julián Kanevsky a las seis cuerdas. Un músico todoterreno al que no veíamos en directo desde hacía años con La Cabra Mecánica. Y es que Andrés sabe bien donde escoger.

Calamaro se atrevió con un clásico del tango. La maravillosa ‘Garúa’ con la que nos puso la piel de gallina durante unos minutos y nos sacó una de las ovaciones más grandes de la noche.

Una incursión más en ‘Bohemio’ precedió a una traca final épica: ‘El salmón’, ‘Estadio Azteca’, ‘Sin Documentos’, ‘Flaca’, ‘Paloma’, ‘Alta Suciedad’ y ‘Los Chicos’. Casi nada.

El  último tema lo interpretó el argentino mientras en la pantalla se intercalaban imágenes de destacadas personalidades y amigos ya fallecidos que iban desde El ‘Ché’ Guevara, hasta Paco de Lucía, pasando por Camarón, Luis Alberto Spinetta, Julián Infante o Antonio Vega.

¿El resultado de dos horas de recital? Una de las ovaciones más grandes y más merecidas que el que escribe recuerda haber visto en un concierto. Espinita sacada.

Setlist

Calamaro setlist